Introducción

Las úlceras se clasifican según su etiología en: vasculares, por presión, neuropáticas, iatrogénicas/traumáticas, oncológicas y otras. Algunas, tienen una evolución lenta y con tendencia a la cronicidad.

Todas las úlceras que afectan la piel y tejidos profundos, se consideran un problema de salud por la trascendencia social y el gran impacto económico que generan. En los países occidentales entre 1-2 % de la población sufre algún tipo de úlceras, se presenta entre un 0,6 -3 % de las personas mayores de 60 años y se incrementa a un 5 % en mayores de 80 años, con un 30 % de  recurrencia, condicionando que entre un 2% – 4% del presupuesto sanitario total, se destine a la cura de úlceras y heridas complejas.

Solamente en el tratamiento de las U.P.P., se gastan anualmente en España más de 461 millones de euros y se atienden diariamente entre 57 000 y 100 000 pacientes, en Reino Unido se estima un gasto anual de más de 2000 millones de libras esterlinas al año en curas de U.P.P.

En Alemania, según el estudio Primärmedizinische Versorgung (PMV) realizado en Colonia, actualmente  2,9 millones de pacientes sufren heridas crónicas en las siguientes categorías

  • Úlceras por presión (U.P.P) (11% – 320.025)
  • Ulceras venosas (39% – 1.173.408)
  • Pie diabético (13% – 383.561)
  • Úlceras postraumáticas  (21% – 612.229)
  • Quemaduras  (3% – 78.050)
  • Otras  (14% – 404.139)

Además, su incidencia constituye un indicador de la calidad de vida y de la asistencia sanitaria que reciben estos pacientes. En los próximos años, se espera un incremento de los casos debido al aumento de la esperanza de vida y a la epidemia de Diabetes Mellitus y obesidad, como consecuencia de un cambio importante en el estilo de vida y malos hábitos alimenticios.

Constituye un fenómeno a nivel mundial, ya que se calcula globalmente más de 9,7 millones de úlceras venosas y aproximadamente 10 millones de úlceras diabéticas.

Uno de los grandes retos que tenemos actualmente los médicos en ésta área, es que la cura estandarizada de las heridas sólo resulta exitosa en el 30-75 % de los casos, el resto se vuelven heridas crónicas que tardan meses, años en cerrar o nunca lo hacen. Más de cuarenta millones de casos de heridas crónicas a nivel mundial no cicatrizan y de éstos, unos 10 millones viven en Europa.

¨La avalancha de productos médicos para el tratamiento de úlceras y heridas complejas que ha inundado el mercado alemán en los últimos años, contrasta con la falta de unos resultados positivos y globales¨, escribió el Prof.Dr. Gernold Wozniak del Hospital Knappschaftskrankenhaus de Bottrop, en un artículo de la revista Gefasschirurgie.

Cada día hay más apósitos activos que generan unas condiciones de humedad adecuada para la cicatrización de las úlceras, mejoran el control del exudado y las infecciones, protegen los bordes de las mismas, pero no acortan los tiempos de cicatrización de las úlceras que se han cronificado.

Existen terapias que no son eficaces, ni tienen un fundamento científicos que las sustenten.

Incluso las llamadas terapias avanzadas no han alcanzado los resultados esperados. Además están terapias son demasiado caras y habrá que evaluar la rentabilidad vs. eficacia en los próximos años .

Investigación

Ante ésta situación, una investigación realizada en la Universidad Ruhr de Bochum (Alemania), fue el punto de partida para desarrollar una terapia novedosa, cuyo fundamento científico está basado en unos hallazgos realizados por los investigadores del Departamento de Fisiología Celular de dicha Universidad, donde han descubierto varios tipos de receptores olfativos en las células de la piel.

En particular, el denominado OR2AT4, se activa con el aroma de madera de sándalo sintético y pone en marcha una vía de señalización bioquímica mediada por Ca, quinasas y AMPc, que desencadenan un aumento en la proliferación y migración de las células, dos procesos fundamentales que facilitan la reparación tisular, como han demostrado en cultivos de piel humana, publicando dichos hallazgos en la revista científica ¨Journal of Investigative Dermatology¨, 134,2823-2832(2014).

Según éste estudio, se estimula el crecimiento celular en más de un 30%, extrapolando ésta investigación a la práctica médica, hemos diseñado un método para la aplicación de dicha terapia, que nos permitiría reducir el tiempo de reparación de los tejidos.

En las últimas dos décadas se han descubierto varios receptores olfativos fuera de su localización habitual a nivel del epitelio nasal, (Vanderhaeghen et al., 1997; Feldmesser et al., 2006; Zhang et al., 2007; Flegel et al., 2013; Kang and Koo, 2012) se han descrito a nivel del intestino delgado (Braun et al., 2007), la próstata (Neuhaus et al., 2009) y los espermatozoides (Spehr et al., 2003).

Además, se ha demostrado la presencia de varios receptores ancestrales a nivel de la piel, cuyas funciones están preservadas, pero se desconocían y ahora empezamos a identificarlas. En particular el receptor OR2AT4, presente en la piel y fundamentalmente a nivel de los queratinocitos basales, melanocitos y células dendríticas que son estimulados al ¨oler¨ el aroma del aceite sintético de sándalo (Busse et al., 2014).

Las moléculas de Sandalore provocan la estimulación de los receptores OR2AT4, desencadenando una vía de señalización que abre los canales CNG (canales iónicos de nucleótidos cíclicos)(Oda et al., 1997), al triplicar los niveles de AMPc (Busse et al, 2014), que se une a la proteína del canal y favorece la entrada de Calcio 2+ a las células (Sondersorg et al.,2014) .Esto activa la cascada de las MAPK (quinasas) Erk ½ y p38 (Stork y Schmitt, 2002), implicadas en todos los procesos biológicos de proliferación, diferenciación y movimiento celular, añadiendo grupos fosfatos a muchas proteínas que sirven de sustrato y participan en la mayoría de los procesos celulares, incluyendo cicatrización de heridas (Marshall, 1994; Seger y Krebs, 1995; Sharma et al, 2003; Wang et al, 2006; Shibata et al, 2012 ).

Esta aceleración de la proliferación de queratinocitos en más de un 30 %, combinado con la migración celular, es un indicador de reepitelización de heridas (Woodley et al, 1993, Gurtner et al, 2008, Shaw y Martin, 2009, Muller et al, 2012, Plikus et al,2012). Por lo tanto se examinó la migración de las células, utilizando una prueba en gel de agarosa que permite valorar la migración quimiotáctica de las mismas en presencia de un efector concreto, comparando la migración de queratinocitos estimulados con Sandalore con un grupo control, aumentó significativamente (40 % de distancia y 50 % de área) después de 5 días de incubación.

Otro hallazgo llamativo, es el aumento en el cierre de heridas, al favorecer la formación de una monocapa de queratinocitos y lenguas epiteliales con respecto al control y el aumento de la interacción entre queratinocitos y células nerviosas sensoriales adyacentes, favoreciendo la comunicación entre ambos tipos celulares, otro mecanismo importante que propicia la cicatrización (Roosterman et al, 2006, Scuri et al, 2010, Lebonvallet et al, 2012 y 2013, Sondersorg et al, 2014).

Además estudios anteriores demuestran el efecto antimicrobiano del Sandalore y el estímulo que provoca a nivel de los queratinocitos, aumentando la producción de IL- 1 alfa en un 10 000 % , con un efecto inmunorregulador, relacionado con la respuesta inmune e inflamatoria  en fase aguda (Dissertation Dra.Busse. Olfaktorische Rezeptoren in humanen Keratinozyten-Molekulare Mechanismen und physiologische Bedeutung. Bochum Juli 2013).

Se confirma la seguridad del producto demostrada durante varias décadas, ya que las observaciones histológicas realizadas en el Laboratorio, para demostrar la viabilidad de la células estimuladas con Sandalore, no demostraron alteraciones en la morfología celular, ni cambios apoptóticos después de aplicarse una tinción con yoduro de propidio.

Terapia

La terapia es de muy fácil aplicación, indolora y sin riesgos para la persona que la recibirá.

La formulación de aceites utilizada, está formada por un aceite base natural, rico en polifenoles, vitaminas y ácidos grasos monoinsaturados con propiedades antioxidantes, emolientes y protectora ,que favorecen la hidratación, resistencia y elasticidad de la piel.

El aceite sintético de sándalo diluido, ésta aprobado para uso en humanos desde hace muchos años, forma parte del aroma de muchos perfumes conocidos, ambientadores, jabones, detergentes y otros productos de limpieza e higiene personal. Usando la concentración adecuada, estimula a los receptores OR2AT4 presentes en la piel, desencadenando una cascada de reacciones, que propician la reparación de la piel.

Según la investigación realizada en cultivos de piel humana, 20 segundos después de entrar en contacto con el Sandalore, comienza la estimulación de la migración y proliferación celular.

Instrucciones de uso, dosíficación y duración de la aplicación: Limpiar la herida,secar y posteriormente aplicar 3 nebulizaciones por cada 5 cm2 de úlcera(cada nebulización equivale a 0,1 ml). Para una mayor eficacia, se aplica la misma cantidad en el apósito primario que usaremos para cubrir la herida. Despúes cubrir con un apósito secundario. Aplicar el producto cada vez que se realice la cura. La aplicación se puede realizar diariamente, pero al menos 3 veces por semana.

Debido a que ésta terapia acelera el proceso de regeneración celular, existe un aumento de las necesidades de nutrientes que participan en éste proceso. Se recomienda una dieta adecuada y el uso de suplementos que contengan vitaminas, minerales, aminoácidos y coenzimas que favorecen la renovación de los tejidos.

+Plus Cells Oil Corporal se puede usar como protector de la integridad de la piel, para prevenir la aparición de lesiones.

Criterios de Exclusión

No se recomienda el tratamiento en pacientes con insuficiencia arterial avanzada (grado III y IV de la clasificación de Leriche-Fontaine), ni en el pie diabético (grado IV y V de la clasificación de Wagner), que requieran algún tratamiento de revascularización, amputaciones u otros, ya que no se beneficiarían con ésta terapia y estaríamos retrasando el tratamiento prioritario.

Una vez realizado el tratamiento adecuado que resuelva la situación crítica de perfusión o en el peor de los casos la amputación, podemos aplicar la D.O Terapia, para favorecer la cicatrización de las lesiones existentes.